Home
 
Alguien le hizo este planteo a Jacque Fresco:
 

¿Por qué usted, siendo tan inteligente, no es millonario?.”

 
Y él respondió:

¿Por qué usted, siendo millonario, no es inteligente?”.

Es conocido que las personas somos heterogéneas de cierta manera, tenemos habilidades y gustos diferentes. Podemos compartir unos y otros alguna característica o no, pero esa variedad no necesariamente significa que unos sean superiores o más valiosos que otros.
Pero es notorio que hay una habilidad particular que tienen algunos y que está algo sobrevaluada, al punto de creer que esa habilidad es un don y una virtud, algo que destaca a la persona grandemente,
poniéndola por sobre los demás, como una especie de gurú del éxito.
Esa habilidad particular es la de hacer dinero, es decir, la de generar riqueza monetaria y con ésta ubicarse a sí mismo en una posición de comandante de aquellos que están a su servicio por el dinero que éste les otorga.
Lo más extraño de todo esto es que muchos creen que para tener estahabilidad hay que ser inteligente o en su defecto astuto y no necesariamente es así.
 
George W.Bush jr. intentando mirar con los binoculares con las tapas puestas.
Si alguna vez se hiciera un test de inteligencia o se evaluara la capacidad inteligente de estas personas, de seguro habría algunas sorpresas.

 

De hecho muchos de ellos lo reconocen, como es el caso de Bill Gates, uno de los magnates más conocidos de esta época, quien habría dicho algo como:

 

“Yo fallé en algunos exámenes pero mi compañero pasó todo. Ahora él es un ingeniero de Microsoft y yo soy el dueño”.

 

Sin mencionar la partida de ajedrez que perdió en 79 segundos con Magnus Carlsen.

 

Pero Bill Gates, parece tener mayor inteligencia, porque en definitiva es el que ostenta el poder que le da el dinero.

 

Y a la inversa, podrían citarse a Marie y Pierre Curie o Nikola Tesla, como tantos otros científicos y/o mentes extraordinarias, que vivieron gran parte de su vida en la pobreza económica y sus
desventajas, pero que le dieron al mundo el conocimiento y tuvieron esa gran satisfacción, aunque poco valuada.

 

No sé está tratando de estigmatizar a aquellos con la habilidad de hacer negocios y riqueza, sólo se está diciendo que es una habilidad como cualquier otra, que no les hace más inteligentes ni
más importantes, pero en la práctica, en sociedades precarias de entendimiento, estas personas se vuelven poderosas y/o importantes, capaces de decidir por el destino y la vida de otros, por tener la
habilidad más
insensatamente sobrevalorada.

 

Si se prestara un poco de atención se reconocería que la persona que sólo sabe generar riqueza depende de otros más que cualquiera, ya que no sabría como vivir sin el servicio y los bienes que otros le dan a cambio de su dinero, el cual no valdría nada si por un momento las personas se negaran a servirle. Se convertiría en pocos segundos en el ser más vulnerable y triste del mundo, por el simple hecho que toda su creatividad está puesta en lo más burdo y sin valor que puede existir: El dinero, que no es otra cosa que papel de color, en el mejor de los casos, cuyo valor es esfímero y variable, porque depende netamente de la percepción y de aquello que se está dispuesto a dar a cambio.

 

¿Cómo una raza inteligente pudo llegar a un estado de mediocridad tal?.
Sería muy interesante que las personas comiencen a cuestionarse estas raras jerarquías desparramadas por el mundo y se ponga a cada quien en el lugar que más habilidad tenga, sin una importancia mayor, sin sobrevalorar ni denigrar a nadie en particular, sino simplemente aprender a interactuar unos con otros desde el lugar que más le satisface y alienta a crecer.
Aquellos que son hábiles con el dinero, deben estar en esos ambientes donde puedan generar dinero, que tengan la responsabilidad y la autoridad para hacerlo, incluso en nombre de otros que quieren y necesitan estar ocupándose de su propia habilidad, pero de ninguna manera quienes dispongan de dinero tendrán ningún poder sobre la voluntad de otros, sino muy por el contrario, serían los encargados de asegurarles a sus compañeros el sustento económico-monetario, logrando cubrir las necesidades varias en forma comunitaria y equilibrada.
Como suele ocurrir a nivel familiar. La administración de la economía del hogar se deposita en manos de aquel más apto para ese trabajo.
Hasta tanto las personas aprendan a convivir desde sus habilidades reales, independientes del famoso intercambio de bienes y valores, cotizaciones, especulaciones, balanzas y artilugios mediocres varios, la convivencia como una gran familia en equilibrio podría perfilarse como una buena opción de convivencia amena y organizada.
La heterogeneidad es una posibilidad de complementariedad y crecimiento, no un problema a solucionar. Sólo debemos encontrar el lugar que nos toca, la habilidad que nos destaca y satisface, y hacer nuestra parte.
 
Salud!.

Anuncios

Espacio para expresarse...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s